9. El mantenimiento y la limpieza de las playas en una reserva de la biosfera

El servicio de mantenimiento y limpieza de playas de Menorca tiene como finalidad garantizar que las playas de la isla sigan siendo ecosistemas bien conservados en los que abunde una gran biodiversidad, sigan teniendo esas características ambientales y paisajísticas que han contribuido a que Menorca fuese declarada Reserva de la Biosfera y reúnan las mejores condiciones de higiene y limpieza para que tanto los residentes de la isla como los visitantes puedan disfrutar de ellas.

La declaración de Menorca como Reserva de la Biosfera en 1993 dio un fuerte impulso a la conservación de las playas de la isla. En 1998 se realizó un estudio para determinar el estado ambiental de las playas y calas de Menorca. Un año después de ese estudio, en 1999, se diseñó un plan piloto para la gestión integral de 10 playas y calas de la isla, y en el 2000 el Consell Insular de Menorca y todos los ayuntamientos de la isla crearon el servicio Mancomunado del Plan de Limpieza Integral del Litoral de la isla de Menorca, como instrumento de gestión litoral.

Actualmente, el servicio gestiona 136 unidades entre playas, calas y plataformas o puntos de baño. Éstos se dividen en 3 tipologías:

  • TIPO A – 30 unidades. Playas y calas urbanas, asociadas a núcleos urbanos, con buena accesibilidad, con presencia de servicios turísticos y de ocio sobre la playa y sus alrededores, generalmente con altos grados de frecuentación.

  • TIPO B – 29 unidades. Playas y calas vírgenes con buena accesibilidad, rodada y peatonal, no alejadas de carreteras o caminos públicos, sin servicios turísticos o de ocio y con un elevado grado de frecuentación.

  • TIPO C – 77 unidades. El resto de playas, calas y zonas de baño con poco o nula frecuentación, no accesibles mediante tráfico rodado y alejadas de cualquier carretera o camino público.


Tipología de playas


Las principales actuaciones que lleva a cabo el servicio de limpieza de playas se centran tanto en la eliminación de residuos, generados por los usuarios de la playa o provenientes del mar, como en la retirada del exceso de hojas de Posidonia oceanica.

La metodología del sistema integral de limpieza varía en función de la tipología de la playa, al igual que la frecuencia de actuación:



Servicios periódicos de limpieza
Otros servicios

Servicios periódicos de limpieza


Los criterios de limpieza para asegurar que las playas de Menorca siguen siendo referente turístico a nivel nacional e internacional, a la vez que se preserva su frágil equilibrio natural, son:

  • Llevar a cabo una limpieza económica y sostenible.
  • Realizar labores de mantenimiento en temporada baja.
  • Priorizar los sistemas de recogida manuales.
  • Reducir el impacto de la retirada masiva de Posidonia oceanica. En aquellos casos en los que sea necesario utilizar maquinaria para la extracción de Posidonia, utilizar maquinaria adaptada al medio de actuación.


En base a estos criterios, la limpieza manual es el método de limpieza menos agresivo con el medio y se utiliza en todas las tipologías de playa. En ellas, el personal de limpieza recoge manualmente, o con la ayuda de rastrillos, restos de Posidonia oceánica, pinaza y otros residuos no naturales depositados tanto en la playa como en los sistemas dunares asociados.

El vaciado de papeleras que se depositan en las playas también se puede considerar como limpieza manual. La colocación y retirada de las papeleras es gradual, coincidiendo con los meses de mayor afluencia de usuarios a las playas. Las papeleras sólo se instalan en las playas de tipo A durante los meses de temporada alta. Durante 2 meses y medio se realizan vaciados de repaso diariamente por las tardes. En total hay 168 papeleras repartidas en 26 playas.

La gestión de la Posidonia oceanica es una de las medidas más sensibles en el programa de limpieza de playas. La Posidonia juega un papel relevante en la protección de la playa frente a temporales y fenómenos meteorológicos erosivos, las hojas de Posidonia se desprenden de la planta en otoño y se depositan en la playa contribuyendo a su protección en invierno. Una vez llegado el verano y coincidiendo con la época de menor presencia de temporales, el servicio de limpieza retira la Posidonia depositada en la playa para un mayor disfrute de los usuarios de la playa.

La gran cantidad de Posidonia presente en la superficie de las playas hace que, a pesar de que el sistema de recogida manual sea el menos agresivo con el medio, haya playas, generalmente de tipo A y puntualmente alguna de tipo B, en las que es necesaria la limpieza mecánica, sobre todo al inicio de la temporada turística. En este caso se extreman las precauciones para asegurar que el posible daño y la extracción de arena del medio sean mínimos. Entre las medidas que se contemplan para mitigar el impacto de la maquinaria pesada mientras trabaja en la playa figuran:

  • La profundidad de criba es de entre 5 y 15 cm.
  • Se evita la criba cuando la arena presenta altos índices de humedad o compactación.
  • No se criba la zona de batida de ola.
  • Se respeta un margen de tres metros en donde existan sistemas dunares asociados.
  • La Posidonia sólo se retira en temporada alta, cuando la incidencia de temporales es muy baja. En cualquier caso, las primeras actuaciones de la temporada dejan una barrera de Posidonia como protección ante posibles temporales.
  • La maquinaria asignada no utiliza pinzas porosas para evitar en lo posible la adhesión de arena.


La Posidonia recogida se deposita en zonas de acopio para su secado y posterior traslado o devolución al mar. Los usos que se dan a la Posidonia retirada de la playa van desde el uso agrario (73%), a la reintegración en la playa (10%), a la restauración de sistemas dunares (6%) y al alisamiento de playas (11%).

Otros servicios


Además de la retirada de residuos originados por el ser humano y de la retirada de Posidonia el servicio de limpieza lleva a cabo otras actuaciones con el fin de garantizar el buen estado de las playas de Menorca. Entre estos servicios destacan:

  • La retirada de animales muertos, como pueden ser grandes cetáceos varados en la playa, cuya putrefacción pone en peligro las condiciones higiénicas de la playa.
  • Actuaciones especiales de limpieza debidas a la llegada masiva de velella (medusa que llega en grandes cantidades arrastrada por el viento y las corrientes, normalmente en primavera).


Figura 9.2. Ejemplar de velella.


Campañas de concienciación y educación ambiental. Porque la mejor forma de limpiar es no ensuciando y conociendo la fragilidad de las playas ante efectos externos y la importancia que estas playas tienen tanto para nosotros como para la economía de la isla.